LA CULTURA NO ESTÁ EXENTA DE DERECHOS